domingo, 23 de junio de 2019

25. X Campeonato de España de Puzzles (15/06/2019)


A principios de Mayo de 2019 le comentaba a mi mujer que este año no viajaba a Madrid al Campeonato de España de Puzzles, pero no por falta de ganas, sino porque estaba casi seguro de que no iba a celebrarse. Un cambio de Junta de la Asociación Española de Puzzles AEPUZZ en plena primavera de 2019, sumado a la necesidad de encontrar una nueva sede que pudiese albergar la creciente demanda de concursantes que ya no cabían en el Novotel Center de Madrid (escenario de las ediciones 1 a 9) y un sinfín de dificultades más que solamente los organizadores podrían explicar bien, casi pospusieron hasta 2020 la fecha del X Campeonato Nacional.

Pero de repente, en un par de días, tras algunas semanas con el proyecto en el limbo y casi en el cajón de los expedientes archivados, de súbito cuadró todo. Los teléfonos otrora mudos sonaron, los acuerdos se firmaron, se definió la Sede del Campeonato en el Gran Casino de Aranjuez, la convocatoria voló por las redes y asimismo volaron las inscripciones. No solamente se apuntaron 262 personas en la prueba individual, 251 parejas en la de dúos y 73 niños en las tres categorías infantiles (un total de 837 participantes), sino que a mi entender, como sucedió con los Juegos Olímpicos de 1992 de Barcelona, éste fue el mejor Campeonato de Puzzles de España de la historia. Todo encajó: iluminación uniforme y correcta en prácticamente todas las mesas, parking gratuito, posibilidad de comer en la propia sala del Casino de la Cafetería (lo que generó un gran ambiente que en anteriores ediciones se desvanecía a la hora de la manduca, porque todo el mundo se iba por su lado), la presencia de la misma speaker de Valladolid para amenizar el acto y toques de espectáculo a lo grande en la entrega de premios, con el “We are the Champions” de Queen sonando por doquier para cada agasajado, además de la enorme variedad de premios; fueron todos ingredientes para uno de los platos más ricos de la historia puzzlera de España, si no, el más suculento. 

Me atraía mucho Aranjuez como sede del Campeonato de España. En la villa del Palacio Real y del cruce del Tajo y Jarama pasé muchos veranos en casa de mis tíos abuelos, en nuestro habitual periplo familiar desde Tenerife a la Península Ibérica, donde mi madre tiene todas las raíces de su árbol genealógico. Mi abuelo era zamorano, otra rama de la familia reside en Valladolid (sede el Primer Mundial de Septiembre, otra “causalidad”), otra en Valencia y la cuarta en Aranjuez. Esos veranos eran una fiesta. Agarrábamos el coche, lo metíamos en el Ferry de la Transmediterránea J.J.Síster o Manuel Soto, dos días de navegación hacia Cádiz, y de la Tacita de Plata zumbando para el Norte para evitar achicharrarnos, con dos paradas largas en Aranjuez y Corrales del Vino (Zamora). Luego, con el coche cargado de alimentos castellanos y oliendo a pimentón, otra vez para el Sur al ferry, y de regreso a casa en Tenerife. Por ello, Aranjuez siempre figura como ciudad indeleble a mis recuerdos de infancia, así que mi entusiasmo por volver allí como participante en el Campeonato nacional era lógico. En la víspera del gran día realicé un periplo nostálgico por la Calle Abastos, donde estaba el piso de mis tíos abuelos, y me planté de nuevo en el edificio en donde había pasado tantos buenos ratos (viendo los Pitufos, jugando a las cartas a las once de la noche, cuando antes los niños nos íbamos a dormir a las nueve, comiendo pescado recién sacado del mercado de la misma Calle Abastos…). El antiguo bar de enfrente de la casa de mis tíos-abuelos, “El Caballo Blanco”, situado en una casona de planta baja, ahora era una guardería. El signo de los tiempos.

Por la tarde del Viernes, subí al Gran Casino a ayudar a montar la sala a los incondicionales como Fer Iglesias, Alfonso Alvarez-Ossorio, el Ruso Fernando Alvarez-Ossorio, Judith, Pablo o Jesús Casellas (que dice que está en la sombra pero no puede nunca evitar dar el callo como el que más). A las once de la noche me regresé al hotel tras haber plegado papeletas, corregido posiciones de mesas a tiralíneas con Fer (el año que viene traeré el distanciómetro láser o un teodolito al respecto), sudado con los vinilos que no cabían en algunas mesas, poniendo manteles…y en un momento de relax, descansando en el bar de la sala de juego (la de verdad) con los entusiastas de la Fiesta del Puzzle. No cambio esa tarde pasada entre bambalinas por ninguna visita turística, además, todos los atractivos de Aranjuez los tenía vistos desde pequeñín. Me estoy dejando seducir por el Lado Tenebroso de la Fuerza…

El X Campeonato de España demostró que cada vez está mucho más caro entrar en los pódiums y en los Diez Principales, y que puedes haber realizado la performance de tu vida, que igual no te basta ni para rascar premio. El nivel ha subido de tal manera que ha producido además un efecto rebote, y es que muchos participantes, en su afán de no quedarse atrás, participen en concursos como si no hubiese un mañana. Por ejemplo (y eso es algo que jamás me había sucedido en un campeonato de puzzles), cuando finalicé la prueba por parejas con Soraya Pérez, reconozco que sentí una bajada de tensión considerable, y eso no me había ocurrido desde que vencí hace diez años en una partida de ajedrez a un amigo que siempre se me resistía en torneos (el implicado ya sabe quién es, hay que ganarle tres veces en cada partida). La atmósfera de la primera fila es tan electrizante que no solamente en muchos casos produce el llamado “mal de altura”, sino que genera una competitividad enorme y (esto es lo mejor), completamente sana. Porque en comparación con otros deportes, en las pruebas de velocidad puzzlera no hay rivalidades como las de Karpov y Kasparov, Pataddore Rossi y Marc Márquez, Pelé y Maradona o el Real Madrid y el Villarato (ahora Rubialato). ¡Que dure! En cuanto a resultados, la rusa de Nobosibirsk Lina Ivanova venció la prueba individual con un tiempo propio de campeón por parejas, 38 minutos. Aunque pudiese haber montado el puzzle anteriormente, me parece espeluznante que se tarde poco más de media hora en encajar 500 piezas (una pieza cada 4,5 segundos). De hecho, la prueba por parejas (que también venció Lina junto a la subcampeona individual Marina Kogelova) la remataron con 31 minutos, un tiempo más “normal” (y permíteme el entrecomillado). Aprovecho para dejar caer que siempre he tenido la convicción demostrable de que en algunas pruebas de grupo es preferible infraalinear los equipos, es decir, dejar a menos gente (tres o incluso dos personas) armando a la vez puzzles de 500 piezas, porque creo que cuatro personas se estorban demasiado para un rompe pequeño. En fin, que las presiberianas se llevaron todos los primeros premios a Asia e hicieron bueno mi pronóstico de que ganarían las Anas (Ana Gil y Ana Isabel Jimeno), con Ángel Heras y Demelza Becerra muy a poca distancia. Jaxeline Blanco Ruiz y Rafael Torres, a los que daba chances de victoria, se quedaron en un estupendo sexto puesto, muy pegados a Cristina López y Rocio Escribano (las campeonas de 2018) y a un servidor con Soraya Pérez Carayol, que quedamos octavos después de realizar nuestro mejor tiempo en cuatro participaciones, 38'30". Por tanto, éste es nuestro palmarés:

2016 - 8º
2017 - 5º
2018 - 11º
2019 - 8º
Foto grupal de las diez mejores parejas
En cuanto a la prueba individual, la considero mi peor actuación en cuarenta torneos en los que he participado desde mi debut en 1987. Siempre he preferido que no entren puzzles de animales en los concursos, y si no quieres arroz, dos tazas. Perros por la mañana y suricatos por la tarde. Aún no sé lo que ocurrió, aparentemente todo marchaba bien, la táctica adecuada, pero de repente, a partir de la media hora, me empezaron a pesar las piezas demasiado y finalicé el trabajo por el marco, un hecho que en bastantes casos es preceptivo, pero en un puzzle del tipo “viñetas” es inadecuado en un porcentaje alto. Un auténtico desastre de 1 hora 17 ' que me colocó hundido en el puesto 35 de 250 participantes. Que sí, que muchos pensaréis, pero si has quedado en el sexto superior de la prueba. Pues no, para mí es un resultado pésimo y horripilante, después de haber hecho dos diez principales en 2016 y 2017. Suerte que pude reponerme para la prueba de la tarde con un reseteo mental y que mi compañera de competición Soraya Pérez Carayol había volado en el individual con un sensacional tercer puesto (de hecho, fue la primera española en acabar de los 260 participantes, un logro increíble para una persona que debutó hace unos escasos tres años en el VII Campeonato de España), y por la tarde rendí bien. O eso creo.

Palmarés en Individual:

2016 - 9º
2017 - 10º
2018 - 14º
2019 - 35ª (al carrer)

Perpetrando el desastre (Foto: Jesús Aragón)
Las anécdotas, como era de esperar, fueron cuantiosas. Jesus Aragón, que en cada Campeonato de España Por Parejas, minutos antes del pistoletazo de salida, advierte a todos “estáis a tiempo de retiraros”, se quejaba de que los suricatos de la imagen eran animales que no vivían en Andalucía, y por ello se le habían atragantado. Yo creo que un plato de chipirones servido en el mismo Hotel Atlántico de la Tacita de Plata o, mejor aún, en algún bar de la Plaza San Juan de Dios, lo habría resuelto mejor. Quizás en un futuro alguien plantee esa imagen en un Nacional. 

Después de la entrega de premios se realizó una especie de “We are the world” puzzlero, con todos los agasajados subidos en el escenario del Casino, un lugar en el que por lo visto había cantado Isabel Pantoja. Cantado en sentido literal, me refiero, de lo otro con Julián Muñoz cantó en otro lado. Mis temores ante tal maniobra estaban fundados, ya que consulté con mi calculista de estructuras vía telefónica (lo saqué de la siesta, así que le tendré que pagar doble) y me dijo que “esa noche saldríamos en las noticias”. Por suerte, casi todos nos pusimos en las escaleras sólidas y no en el escenario para la hermosa foto grupal.

Susana Cañete Gimenez, organizadora del Campeonato de Puzzles de Sant Boi, montó un entrenamiento con un 500 de Educa de gominolas en pleno comedor, mientras otros hacían la sobremesa o dormían la siesta con un ojo abierto. Y el inventor del Puzzle-Basket Oliver de la Flor decidió empalmar Campeonato de Puzzles con otro de póker en la sala de enfrente, esa que está llena de lucecitas y de croupiers. No sabemos cómo le fue porque sus declaraciones al día siguiente fueron confusas, pero al menos nadie en Aranjuez lo vio al día siguiente con un barril como vestido.

Normalmente es algo complicado volver a la rutina del día a día después de la mayor Fiesta del Puzzle en España, pero en esta ocasión, dada la espectacularidad de los medios desplegados y la congregación de tantos puzzleros de calidad, tanto veteranos como nuevas estrellas incipientes, para todos ha sido mucho más difícil retornar a casa. En lontananza, para aliviar la espera, Valladolid aguarda dentro de tres meses para rematar lo que podría ser el año más importante de la historia del puzzle “social”, como lo llama Cristina López.


domingo, 16 de junio de 2019

24. III Concurs Singularments Bigues i Riells (19/5/2019)


La jornada de hoy fue una especie de viaje en el tiempo al pasado. En Cataluña en la actualidad los concursos de puzzles no suelen aunar a más de 30 parejas, salvo algunas excepciones como el que coorganizo en Viladecans y éste de Bigues i Riells, que promueve Mireia Pagès, fundadora de la Asociación "Singularments" que arropa a los niños con necesidades educativas especiales.

Por ello, encontrarse en un pueblo del interior de Cataluña con casi 200 personas participando en un concurso de puzzles es un hecho insólito que prueba la enorme capacidad de convocatoria de los rompecabezas. Si a esto sumamos que en el control de tiempos estaba Caroline Belles al mando con su personal de Puzzlemanía, y que la sala escogida para la prueba era un Auditorio de grandes dimensiones situado en las dependencias del Ayuntamiento, pues yo no pude evitar recordar veinte años atrás cuando participaba en la Estación de Sants en los concursos de la mencionada Puzzlemanía, sin redes sociales y sin poderse apuntar a participar en campeonatos de puzzles pidiendo pareja en Internet, como si de un Tinder de rompecabezas se tratase. O la familia, o encontrar un fanático, o engañar a una persona "normal". No había otra.

En cuanto al concurso en sí, pude constatar que cada vez está más caro auparse a los podios de premios. Pilar Varela y yo quedamos en quinta posición, detrás de:

1. Las hermanas Sonsona, campeonas (para variar)
2. Marta Freixas y Alejandro Clemente (este último parece que es un nuevo cometa en el firmamento puzzlero, ya quedó cuarto en Viladecans)
3. Madre e hija Van Deenen
4. Dolors Torra y una de sus hijas

Como mi admirado José Mourinho, voy a dar una lista de excusas para habernos quedado fuera del podio:

- EXCUSA 1: El día anterior sufrí un esguince de dedo pulgar de la mano izquierda por un balonazo en un partido de fútbol con mis hijos, aunque el pelotazo vino por parte de otro niño, que conste en el acta para el VAR. El diagnóstico corrió a cargo de Jimena Gordillo, que después del concurso me estrujó la mano y hasta me recomendó una férula para llegar al 100% al Campeonato de España. Mi mano útil para montar puzzles es la izquierda, y mis capacidades hábiles estaban mermadas a un 70%.

- EXCUSA 2: En el coche, durante el viaje de ida a Bigues i Riells, sufrí el ataque de una araña gigante que había okupado una tobera de ventilador.

- EXCUSA 3: Nunca había montado un Clementoni en un concurso

- EXCUSA 4: Ramon Turpin trajo a Pilar desde Viladecans a las 10:59:59 al concurso, cuando la hora de comienzo era las 11:00:00. Yo creo que el querido Ramón estaba untado por algún rival y algún día confesará.

- EXCUSA 5: Y la razón principal, ya de carácter técnico: La estrategia que escogí para montar el puzzle fue totalmente incorrecta. Dividimos la imagen escogida de “La Escuela de Atenas” de Rafael en dos mitades, y me adjudiqué la superior creyendo que la inferior, en la cual estaba el grupo de personas multicolor en unas escaleras, iba a ser más fácil. Un error claro, porque luego constaté que la gran mayoría de gente dejaba la parte inferior del puzzle para el final. Me considero un buen estratega y bastante experto en lides de competición, pero en ocasiones uno tiende a pensar que como a uno mismo le encantan las imágenes con muchos detallitos, a otros también les tienen que gustar. Después de una reflexión pausada, estoy seguro de que hubiésemos podido asaltar el podio con simplemente un cambio de mitades.

El puzzle en sí aunaba varias características útiles para el montaje:

- ESQUELETO 1: Un elemento potente como el arco, para construir primero.

- ESQUELETO 2: Bordes no predominantes ni determinantes en el proceso

- ESQUELETO 3: Líneas de perspectiva central o cónica, que conforman un sistema secundario para situar piezas (molduras paredes, pavimento primer plano)

- DOS REPETICIONES: Las paredes de los nichos de las estatuas, que por ligeras diferencias de color se podían situar en sus lugares correctos

- TRES HITOS: Los tres trozos de cielo

- COLLAGE: El conjunto de personajes con colores más resaltantes que en el resto del puzzle

Prácticamente con estas seis tareas realizadas de manera ordenada, el puzzle salía de manera fluida.

La próxima parada antes del Campeonato de España será en Gerona, en la tienda Zeppelin: Un món de jocs. Sábado 1 de Junio a las 11:00 de la mañana. Prueba por parejas, contrarreloj clásica de un 500, e imagen desconocida. Espero haber recuperado mi capacidad prensora para entonces. Por cierto, por la tarde se realizó la prueba final - también a cargo de Puzzlemania - del concurso que celebraron en la tienda de la Calle Diputación durante tres sesiones eliminatorias. Un Puzzle-Escape ( nueva modalidad ) a contrarreloj.

domingo, 2 de diciembre de 2018

23. I Concurso solidario de puzzles en Sant Boi (2/12/2018)


Fecha: Domingo 2 de Diciembre de 2018, 10:30 de la mañana
Modalidad: Contrarreloj por Parejas

Otro concurso que nace en Cataluña, otro invitado más a la Fiesta del Puzzle. Corrían rumores de que el certamen iba a ser también en la modalidad Puzzle-Extreme, que por primera vez se dio en Manresa en Marzo de este mismo año 2018, pero los agentes metereológicos acompañaron (o no acompañaron para los morbosos) y los puzzleros, que estábamos instalados en una calle céntrica de la Ciutat Cooperativa de Sant Boi (enfrente de la conocidísima Colonia Güell, la colonia industrial mejor conservada de Cataluña), disfrutamos de un tiempo primaveral con un sol espléndido. Alba Navarro, que pasará a la historia del puzzle por ser la inventora del Puzzle-Extreme, respiraba tranquila porque su hito permanecía impoluto.

Como suelo hacer en ocasiones, cambio de pareja puzzlera para según qué eventos y para tener la oportunidad de ver cómo interacciono con otros estilos de puzzleo, y también para sorprender a los rivales en busca de la victoria final, que todo hay que decirlo. Jimena Gordillo y yo unimos fuerzas y decidimos reeditar la colaboración de Pineda de Mar de 2017, y volvimos a repetir triunfo. Ella conseguía hacer doblete dos semanas después del primer puesto en Ibi (Alicante) con José Luis Ruiz Ludeña, y yo finalizaba el año con un gran sabor de boca y preparado para dar guerra en el siguiente 2019. Una de las hermanas Sonsona estaba de viaje y el equipo habitual estaba diezmado; y en el caso de la pareja de Calella que quedó segunda en Pineda de Mar dos semanas atrás, este puzzle al parecer les fue algo más difícil. Siempre hay que tener en cuenta que aparte de la rapidez a la hora de montar, todos tenemos nuestras superficies fetiche, y lo que a unos les parece fácil de montar, a otros les puede suponer un mundo. 

El puzzle - de la marca Educa - fue de temática musical, un ámbito cultural por el que respiro prácticamente todos los días, como ya saben los que mínimamente me conocen. La estrategia para encarar el montaje fue la siguiente:

1) Dividir el puzzle en dos partes principales y encargarse cada uno de una de las porciones. Yo me puse con toda la superficie del suelo (a petición de Jimena), y ella con el resto. De nuevo, el mantra de "los bordes primero" fue cuestionado. Ppara mí es evidente que el orden de montaje lo dicta la facilidad de las partes del puzzle.

2) El suelo lo monté construyendo los bordes de las sombras, que definían y dividían partes claves de la superficie. La diferente tonalidad e inclinación de los "minibordes" permitía su fácil situación. Los rellenos no resultaban superficies grandes y presentaban diferencias de textura gracias a la perspectiva, otro truco más para situar las piezas sin mirar la caja. Cuanto más definida sea un objeto representado, más cerca del observador se encuentra, siempre en líneas generales.

3) El resto del puzzle es identificable a base de "minipuzzles", en gran parte: El amplificador, las tres guitarras, los dos discos de la izquierda (uno de Jimi Hendrix, el histórico de 1967 "Are you experienced?") y la estantería de vinilos. Ésta última presenta una dificultad añadida, y es la repetición de un patrón que deslocaliza algunas piezas, pero como se da solamente en algunas partes del minipuzzle y es de una cantidad de piezas abarcable, no trastoca demasiado el montaje. Jimena los fue montando uno por uno, por separado, y cuando se iban acabando, se situaban pegados a mi porción base. 

4) Una vez finalicé el montaje del suelo, entré en la porción de Jimena ayudar en la construcción de los rellenos de la imagen, en este caso los fondos: el armario con ficheros de la penumbra, la zona oscura de la parte superior derecha y la zona sombreada de la esquina superior izquierda. Destacar que al inicio de esta operación, la mitad de los bordes aún estaban sin construir. La prespectiva y las líneas de fuga ayudan a montar subesqueletos más para defenderse de las partes más complicadas.

5) Finalmente, la silueta del joven guitarrista - una reproducción adolescente de Kurt Cobain - salió por eliminación y con la inestimable ayuda del mástil de la guitarra Fender eléctrica, las letras de la camiseta y las botas. Esto y el acabado de las inevitables "zurrapas" del puzzle, que son piezas diseminadas irregularmente que han pasado desapercibidas hasta entonces, fue nuestra última operación.

Para mí no fue un puzzle difícil de montar y además influyó positivamente que soy un fanático de la música y algunos de los elementos puntuales del rompecabezas salían solos, porque los había respirado desde que me dio de lleno la Beatlemania.

Clasificación final:

1) Jimena Gordillo - Alejandro Darias Mateos 51'
2) Meri Quintana - Javier Parra 59'28''
3) Jenny Van Deenen - Susana Pérez Van Deenen 1h 02'
4) Luis Berges - Carlos Fernández 1h 15' 51''
5) Nazareth Peña Garcia - Xavi Peña 1h 22' 33''
6) Montse Sonsona - Maribel Sonsona 1h 23' 45''
7) Pilar Varela - Marta Freixas 1h 35' 17''
8) Sofia Domingos - David Torres Zaragoza 1h 35' 55''
9) Mari Carmen Salas - Fernando Lalanza 1h 38' 32''
10) Julia Aguilar - Isabel Rodríguez 1h 41' 38''
11) Judit Moreno - José María Moreno 1h 47' 18''
12) Erika Prieto - Elena Consoli 1h 47' 53''
13) Alba Navarri - Maite Santamaría 1h 50' 50''
14) Carme Font - Judit Corcoy 1h 53' 40''
15) Miquel Parpal - Mercedes Lara 423 piezas
16) Marta Cadenas - José Luis Ruiz 405 piezas
17) Ana Llanos - Oliver Martínez 378 piezas
18) Anna Suñé - Saray 335 piezas
19) Esther Cano - Yasmina Martínez 327 piezas
20) Ramón Turpin - Julián Vergara 310 piezas 

Felicidades a las santboianas Susana Cañete Gimenez y a Soraya Luna por haber sumado a la Fiesta del Puzzle con otro bebé competitivo recién nacido.
Jimena Gordillo - Alejandro Darias
Loor y gloria
Entorno bucólico
Meri Quintana - Javi Parra
Jenny Van Deenen - Susana Pérez Van Deenen


Luis Berges - Carlos Fernández


lunes, 19 de noviembre de 2018

22. II Torneig de Puzzles Pineda de Mar (4/11/2018)

Domingo 4 de Noviembre, 10:30 de la mañana
Modalidad: Por Parejas




Esquema de montaje
Siento decepcionarles, pero en este concurso, apenas 120 horas después de la Odisea de Hannut, no pasó absolutamente nada extradeportivo, así que no busquen escenas de terror psicológico en la crónica. Los amarillentos, ya pueden ir cerrando el Facebook o dedicarse a mirar al Cabronazi o engendros similares. Los puzzleros, pueden seguir leyendo.

Nunca había conseguido encadenar tres triunfos seguidos en competiciones normales desde los viejos tiempos de los concursos de La Casa Portuguesa en Tenerife a finales de los años 80, y en esta ocasión, tampoco pudo romperse el maleficio. El puzzle escogido para el II Concurso de Pineda de Mar fue de dificultad alta, titulado “La librería loca”, de la marca Ravensburger. La imagen, una mezcla de las escaleras imposibles de Escher y las librerías multicolores que ahora están de moda, era un ejemplo estándar de lo que denomino tipo “collage”. El collage es una técnica pictórica que consiste en aunar elementos heterogéneos en un todo coherente, y en los puzzles no se trata de una excepción. 

El “collage” se distingue de otros tipos de puzzle porque no puede dividirse en los llamados “minipuzzles”, salvo en un porcentaje muy reducido de la imagen, por regla general inferior al 20%. Los mecanismos para resolverlos son mucho menos automáticos que en puzzles con zonificación clara. Pronto se acaban las superficies fáciles y el puzzlero se ve enfrentado al factor que marca la diferencia en un 80% del puzzle restante, lo que da mucha más incertidumbre al resultado final del concurso e introduce más variables inesperadas en el desarrollo del mismo. Las técnicas de resolución de este “collage” pueden resumirse en los siguientes pasos:

1) Salvo que los bordes sean de color uniforme, hay que montarlos porque necesitarás el marco de referencia para situar geográficamente los elementos. En este caso se pueden construir con relativa facilidad.

2) Identificar los escasos minipuzzles, en este caso, las zonas de luz amarilla, los arcos de sillares, la balconada al cielo azul nocturno y las tres superficies lisas terracota correspondientes a paramentos de escaleras.

3) Identificar los hitos del puzzle. Denomino “hitos” los minipuzzles de dos o tres piezas que destacan claramente de la amalgama de formas general. En este puzzle, los hitos son muchos de los libros de color chillón o poco usual respecto al tono general y los personajes extraños que pueblan la imagen.

4) Considerar el montaje de parejas de piezas como una labor de desgaste, lo que Cristina López llama “la guerra de guerrillas”. Cada pareja es un éxito pequeño que lleva al triunfo final.

5) Situar todos los elementos construidos dentro del marco, a pesar de no estar engarzados entre sí. Para ello se deberá mirar la imagen de forma habitual, algo que en puzzles convencionales no es necesario.

6) Identificar los dos elementos que forman parte del esqueleto interno del puzzle: las barandillas de las escaleras y la librería vertical. Es cierto que al tratarse de un puzzle Ravensburger en el cual no se puede dilucidar el ángulo real de las barandillas porque no se pueden dividir las piezas en horizontales y verticales, el intentar montar ese esqueleto puede ser contraproducente en una fase temprana, pero las dos franjas rosa verticales sí son identificables.

7) Identificar texturas según la dirección del despiece. En este puzzle, las piezas oscuras se sitúan en la franja de 1/3 superior, y algunas paredes rojizas son identificables también por el rayado vertical.
Como puedes ver, son muchos los caballos de batalla a tener en cuenta en un collage, pero el principal es la paciencia. Durante los primeros 45 minutos del puzzle parece que no se esté montando apenas nada porque todos los grupos de piezas están atomizados, pero nada más lejos de la realidad, porque llega un momento en el que se pasa de ocupar espacio libre a rellenar huecos.


Evidentemente todo esto es la teoría y es de cierta utilidad para no divagar durante el montaje, pero por suerte en un campeonato no basta con saberse la teoría e influyen muchos más factores. En mi caso, hoy realmente notaba cómo no rulaba excesivamente fino y de hecho unos bordes bastante sencillos de montar me constaron más de la cuenta. Por ello considero el tercer lugar un buen resultado porque significaba de nuevo estar en el pódium de una entrega de premios. Es importante recordar que aunque sepamos que otros participantes puedan haber acabado antes que nosotros, tenemos que seguir dándolo todo para acabar lo mejor posible. Evidentemente eso es más fácil cuando aún hay premios en juego, pero debería afrontarse una prueba siempre así.

Volviendo al concurso, la clasificación final fue la siguiente:

Campeonas: Pilar y Maribel Sonsona (1 h 13 min)
Subcampeonas: Jenny y Susanna (1 h 15 min)
Terceros: Pilar Varela y Alejandro Darias (1h 22 min)
Cuartos: Né Traoré y Quim Faig (1 h 24 min)
Quintos: Jimena Gordillo y José Luis Ruiz (1 h 25 min)
Sextos: Meritxell Quintana y Javier Parra (1 h 30 min)
Séptimos: Alba Navarro y Ramón Turpin (1 h 37 min)
Octavos: Nazareth Peña y Javier Peña (1 h 40 min)

Parecía que ahora tocaba parón invernal hasta casi la primavera de 2019, pero dentro de un mes, a falta de confirmación oficial, habrá nuevo certamen Por Parejas en Sant Boi de Llobregat. 

La Fiesta del Puzzle sigue creciendo. 
Campeonas
Segundas
Terceros

21. Las 24 Horas de Hannut (27-28/10/2018)

CRÓNICA DE UNA ODISEA ANUNCIADA

VIERNES 26 DE OCTUBRE

Lovaina
¿Cuántas posibilidades hay de que a una persona le toque pagar dos compras de supermercado de 6,66 € cada una?

¿Y si esas compras se producen en el espacio de una semana?

Confieso que me he planteado muchas cosas trascendentales durante el transcurso de este viaje tan accidentado para disfrutar de Otra Gran Fiesta del Puzzle. El doble 6,66 me asaltó impunemente en los últimos días desde dos cajas registradoras independientes de dos colmados distintos. No hace falta ser matemático para calcular la ínfima probabilidad de que algo así suceda.

Verán: Existe una película llamada "Destino final", en la cual al joven protagonista se le cruza un coche auxiliar de pista de aeropuerto con el número de serie 666. Tiene una visión del futuro y se baja del avión que tenía que coger de Nueva York a París. El avión se siniestra nada más despegar mientras la canción de John Denver "Rocky Mountain high" suena por megafonía. Para los no iniciados, el 666 suele ser relacionado con el Anticristo y con acontecimientos apocalípticos.

Las coincidencias eran evidentes, y me dirigí al Aeropuerto del Prat con cierta inquietud más allá que la de dejarme alguna luz encendida en casa. Para empezar, una hora y cuarto de retraso en el despegue. Ya en el aire, imaginaos cómo me tomé unas turbulencias a mitad del vuelo entre Barcelona y Bruselas. Afortunadamente, la música siempre me sale al rescate y recordé la canción “You and me” de The Moody Blues, en la que Justin Hayward canta “What will be your last thought?”. Mis ojos se fueron al bestseller de Anxo Pérez “Los 88 peldaños hacia el éxito” y mi último pensamiento fue el del peldaño 89, que me iba a mandar al Cielo. Por lo menos, había dejado todo el trabajo terminado en el despacho y ningún cliente reclamaría a mis herederos asuntos pendientes. Eso sí, me inquieté de nuevo cuando recordé que tenía bastantes facturas sin cobrar.

Pero el avión aterrizó sin incidentes, y algo más aliviado por conocer que disponía de tres días de prórroga hasta el vuelo de vuelta, me instalé después de un salto de tren en el ya habitual Getaway Hotel de Leuven. Allí, encerrado a causa de una lluvia torrencial, decidí compartir la experiencia del 666 en Facebook, pero borré mis impresiones al escaso minuto de haberlas publicado. Sólo el compañero René Corona fue testigo de ese post fantasma y le dio un like. Si lee este post, cancelará su cita con el oculista o con el psiquiatra por ver visiones. Me congratulo de ello. Pasé la tarde de diluvio escuchando a Los Fresones Rebeldes, con la esperanza de que el encargado de la música de "Las 24 horas" en el Marché Couvert de Hannut no radiase a John Denver el día siguiente. 

Una vez desaparecida la lluvia y aún con el olor a adoquín mojado, decidí salir fuera a cenar. Me encontré sorpresivamente con el equipo “Puzzle & Beer” al completo en el ascensor. Ni que decir tiene que el sitio de condumio estaba ya decidido de antemano, un italiano de nombre “Ciao Italia”, en el cual resolvimos el mundo un poco más. Con esa dosis de normalidad conseguí olvidar el mal fario del Número de La Bestia y concentrarme en el mañana.

SÁBADO 27 Y DOMINGO 28 DE OCTUBRE

El día amaneció con una sorpresa tremenda. Dos de nuestros compañeros del equipo “Mafia latina”, Gonzalo Vera y Vanesa Iglesias, se quedaban obligatoriamente en Madrid por una huelga de handling de la empresa AVIAPARTNER del aeropuerto de Zaventem en Bruselas. Esto provocó también el colapso del equipo español “La última pieza”, con las bajas de Silvia Hernández y de Carmen Hermida, que veían desde la capital de España cómo volaban sus ganas de pasárselo bien con el colectivo puzzlero más selecto. Hubo gabinete de crisis y se decidió con total unanimidad fusionar los equipos “Mafia Latina” y “La última pieza”. No fuimos los únicos perjudicados: a Lale de La Coba y Nacho (el autor del blog 6000 piezas y más), otros dos integrantes de “La última pieza”, los desviaron a París y desde allí tuvieron que alquilar un coche para llegar a Bélgica. A Pilar Varela, Jimena Gordillo y José Luis Ruiz, que se tenían que reunir conmigo por la mañana con la limousina rentada, los enviaron al aeropuerto de Charleroi (al sur de Bruselas), y todavía gracias que no los dejaron plantando alcachofas en la huerta de El Prat. Y a Dulce María, que participaba con el equipo “Encajados”, tales fueron las ganas de concursar que no se conformó con quedarse en tierra y se compró a precio de oro otro billete a Bruselas. Esto es afición. 

Con los equipos recompuestos tras mil cruces de Whatssaps y llamadas, pudimos emprender marcha desde Leuven hacia Hannut y entramos en la normalidad de cada año: comida italiana en el Giuseppe, asalto al Carrefour en busca de provisiones, encuentro con Günther Simetsberger (en el mismo cruce del año anterior), preparación de la mesa de puzzleo y debate de las tácticas a seguir. Es difícil hallar un sistema que contente a todo el mundo y por ello quizá se optó por una solución inicial de “un cuarteto, un puzzle”, también influidos porque realmente no habíamos previsto que “Mafia latina” hubiese tenido cambios en la alineación. En principio, yo había propuesto dividir los tiempos de manera matemática con equidad siguiendo el esquema 1234, 2345, 3456, 4567 y así sucesivamente, pero este sistema también tiene pegas, ya que no contempla atragantamientos de puzzles, que siempre, siempre se producen, como ocurriría en el tercer puzzle de los perros. El resultado final obtenido fue francamente bueno: Puesto 19 de 128 participantes con 9459 piezas encajadas, mejorando el resultado del año pasado en casi 1000 piezas. Tres equipos rusos quedaron en los tres primeros puestos, entre ellos el “Siberian Team” del “Patrocinador”, que metieron 19682 piezas, una marca realmente de otro planeta. Es cierto que tienen un nivel de disciplina espartana y milimétrica, con los puzzles previamente ensayados varias veces y sistemas de clasificación internos para integrar el primer equipo, pero eso no quita que son muy buenos. Quizás la solución sea aprovechar el formulario de sugerencias que entregaron a cada equipo. Por ejemplo, las mías serían:

- Puzzles inéditos para que el campeonato sea puro. Como ya sabéis, el montaje previo de un puzzle supone reducir un 10-20% el tiempo de construcción.
- Mejor control en los finales de los puzzles. Siempre se pierde tiempo yendo a buscar a un validador, que por la Ley de Murphy, está en el quinto pino.
- Mejor iluminación en algunas mesas alejadas de los globos brillantes. El flexo ayuda pero perjudica en forma de reflejos.
- Y sobre todo, derecho a inscripción de los 50 mejores equipos para evitar que combos competitivos se quedasen fuera y otros pasasen la noche durmiendo, con la mesa vacía (llegué a ver una mesa con un puzzle a medio montar e instrucciones para los reemplazos escritas a mano).

La ludoteca este año tenía una maquinita nueva, una especie de pinball sin flippers de aquellos llenos de agujeros. ¡Y funcionaba muy bien, teniendo en cuenta que estaba hecha completamente a mano! Una maravilla. Este año tuve por fin la oportunidad de ver dos conciertos, dado que nos alternábamos cuartetos en cada puzzle: El de un grupo de música de raíces de las 21:00, con una destreza musical impresionante de dos violinistas, cello, guitarra rítmica y piano; y un dúo de viento que a la hora de comer del Domingo interpretaba de una manera muy suigéneris clásicos del rock como “Another one bites the dust” (Queen), “Hotel California” (Eagles), “No surprises” (Radiohead), “Money” (mis queridos ¡¡Pink Floyd!! de nuevo) y lamentablemente también alguna concesión a la vulgaridad extrema como el Waka waka. 

Mientras una parte de “Mafia Latina” estaba montando el puzzle de 1500 que iniciaba el temido “Tourmalet” (la triada de rompecabezas de 1500-2000-1500 que los organizadores sitúan estratégicamente para hachar la competición), decidí aprovechar mi turno de descanso para ir a dar una vuelta por Hannut a pie, a eso de las cinco de la madrugada. Lo único que hice fue mirar precios de casas y de pisos y constatar la cantidad de coches que había en las inmediaciones con el motor en marcha, seguramente con concursantes dentro durmiendo (u otra cosa) y disfrutando de la calefacción, que con el vehículo apagado no es posible encender. Me encontré con algún probo trabajador que seguramente debió mosquearse al ver a un sujeto sin prisa merodeando por las afueras del pueblo. Fue el último rato libre que disfruté, porque a partir de las seis de la mañana me tocó estar finalizando el mencionado 1500 y participar en el montaje del 2000, que se prolongó hasta casi las 13:00 horas. Otro Hannut en el que me quedo sin desayunar y tengo que recuperarme a la hora de la comida, con lo cual, el sopor post-condumio es tremendo. Ni me enteré de la entrega de premios porque estaba durmiendo en la ludoteca. De hecho, no sé cómo llegué de nuevo a mi hotel en Leuven. Eso sí, el indignante 5 a 1 del Barcelona al Real Madrid me quitó el sueño de golpe.








 

LUNES 29 DE OCTUBRE

Y cuando esperábamos todos que el Lunes fuese ocupado por la tradicional visita a Bruselas para pisar la Grand Place, el Museo de Tintin y asaltar los tenderetes de gofres – incluso saludar el ascensor asesino del Párking de Cervantes -, un mensaje de cancelación del vuelo de regreso me sacó de la ensoñación matutina producto de la satisfacción del deber cumplido. 

Tras cancelar atropelladamente todas las visitas profesionales del día siguiente Martes, hubo gabinete de crisis de la expedición catalana de “Mafia Latina” en un PizzaHut de Leuven. Se desecharon todas las opciones siguientes:

1) Volver en coche alquilado, 1200 € más el cansancio de semejante viaje de 1350 km aún con tres conductores. Y con previsión de lluvia. El 666 se relamía.
2) Ir en tren a Alemania y volar a Barcelona, 500 € y añadir dos variables nuevas impredecibles a la ecuación. Caldo de cultivo para la Ley de Murphy.
3) Volver en tren a BCN: Caro y con transbordos incómodos
4) Cambiar de vuelo, hasta el Jueves 1 de Noviembre (día de Todos Los Santos Pacientes), ninguno disponible. Puestos de trabajo en la picota por tomarse acueductos y clientes perdidos.
5) Volver caminando, un mes y medio de tiempo: muy enriquecedor, pero inviable por la pérdida definitiva de tres puestos de trabajo y de diez pares de zapatos, y del desplome en bolsa de mi empresa
6) Comprar una casa en Hannut en multipropiedad por 70.000€ (precio local que constaté en mi estudio de mercado de madrugada) y alquilarla a los equipos rusos en las sucesivas 24 Heures, con un periodo de amortización de 150 años.

Por ello, decidimos regresar a casa en autobús. 20 horas de viaje a un precio razonable de 90 € por cabeza. Viaje incómodo a no más poder, pero con un retraso real de 14 horas respecto a la llegada prevista de Lunes a las 19:00. También podíamos montar "Les 20 heures de puzzle de Autobus" en el pasillo del mismo transporte, porque disponíamos de parte de los puzzles del concurso. 

Pero el viaje de vuelta...

Vaya viaje de vuelta.

A dos horas de nuestra salida de Bruselas a Barcelona, y en un lugar indeterminado junto a la frontera francesa, paramos en una estación de servicio para descanso del conductor. Allí me enteré de la destitución de Lopetegui como míster del Real Madrid. Fer, la próxima vez en Hannut no te pongas la equipación del mejor club del mundo antes de jugar contra “los otros”. Nos reincorporamos a la autopista y nos pilló un atasco de una hora. No constaté nada anormal cuando se disolvió salvo un insignificante cuello de botella por inutilización de los dos carriles de nuestra dirección de la autopista, por tanto, debieron ser los seguidores de fútbol blaugrana en manifestación que estaban viendo una luz a la esperanza tras años de dominio blanco con mano de hierro y querían que Lope siguiese. Mourinho, te esperamos.

Y sólo con un cuarto de hora de normalidad circulatoria, otro cuello de botella más por cambio de carretera y otro retraso considerable. Yo pensaba que tras vivir que me tardasen en servir tres horas un pescado con pimentón en un restaurante de El Puerto de La Cruz, ya no me podía sorprender nada más. Pero el plato fuerte llegó a las 20:00 horas, cuando el autobús se detuvo en una estación en Luxemburgo. Pensábamos que era una parada para hacer pipí, pero casi nos hacemos popó todo el pasaje. Entraron policías en el convoy y a algunos nos sometieron a un interrogatorio de tercer grado. Dónde iba, de donde venía, que había hecho, porqué era del Real Madrid, dónde estaba mi billete...No resistí la presión y dije que iba acompañado de cuatro puzzleros más que tenían mi pasaje en pdf, y que si me metían en la cárcel, ellos venían conmigo por cómplices. Ni me escucharon. Nos hicieron bajar a todos los pasajeros del bus. Un velociraptor retriever de color blanco antidroga se tiró encima de nuestros equipajes. Le dije a un gendarme que "la vida se abría camino" y me contestó que "no ha dicho la palabra mágica", y que si no la adivinaba iba de cabeza a la cárcel. ". Por fin pronuncié la palabra “Mbappé PSG” y el fulano sonrió. Tras algunos saltitos del velociraptor alrededor de un joven con pinta de grifiento, apartaron al dinosaurio, le dieron una croqueta y al sospechoso lo aislaron. Nos hicieron subir al resto de personas al bus y a un gendarme con ganas de justificar su sueldo le dio por registrar la mochila de Jimena, llena de puzzles, después de preguntarle también de dónde venía. Recordé entonces la escena del bus de “Cortina Rasgada” y deseé que Herr Jakobi tuviese éxito y convenciese a los gendarmes de que los españoles no éramos malos, aunque les ganásemos en todos los deportes. Cuando Jimena dijo "We come from Hannut, a puzzle competition" el policía constató la triste verdad, que estábamos locos de remate. Suerte que los puzzles eran de la marca Jumbo sin división de bolsas, que si ven algún Educa con varias bolsas, se piensan lo peor y dormimos todos en gendarmería, con el agravante de que esa noche no podría haber computado como gasto de hotel para realizar las reclamaciones a las compañías aéreas por la cancelación del vuelo.
En la siguiente parada en Dijon para estirar las piernas, no me atreví a alejarme mucho del autobús porque en vista de todos los disparates acontecidos, sólo habría faltado que me sucediese lo que estuvo a punto de ocurrirme en el viaje de ida al Campeonato de España en Madrid de 2018, en el que me metí en el bus equivocado en la estación de servicio en un lugar indeterminado entre Guadalajara y Calatayud. Solamente cuando vi que mi sitio estaba ocupado por alguien que no era yo, caí en cuenta de mi espantoso error y me salvé in extremis de no acabar en algún lugar entre Cuenca y Tragacete. Por tanto, no tenté a la suerte, no fuese cuestión de que acabase siendo ingrediente de algún frasco de mostaza.

Ya de madrugada, cuando estaba desesperado por conciliar el sueño – dormir sentado en un asiento de autobús es para mí imposible -, el conductor, sin mediar explicación alguna, se metió por una carretera secundaria que comenzó a dar vueltas alrededor de un macizo de montañas. Me asomé a la ventana y divisé el precipicio, negro como nuestro futuro. La gente no chillaba, esperaba tranquila su destino. Tampoco estaba nervioso, esperaba por fin el cumplimiento de la profecía. Pronto sentí como las ruedas traseras flotaban en el aire, pero en un alarde de destreza el conductor precipitó el convoy por una cuesta abajo a una velocidad vertiginosa. Al fondo, un caserón iluminado con luces de neón y cúpulas de ladrillo vidriado. Fue un milagro que el autobús, con las llantas quemadas por los frenos, emitiese su último suspiro antes de quedar a un escaso metro de la pared del edificio luminoso. La puerta del edificio se abrió y los Eagles, con el difunto Glenn Frey a la cabeza, nos cantaron “Bienvenidos al Hotel California”. Fue entonces cuando me di cuenta de la delgada línea entre el sueño y la realidad. La vida es sueño. Jean-Luc o Kamin.

Por supuesto, entre tanto incidente, real o soñado, la estadística indicaba que el resto del periplo iba a ser tranquilo. El amanecer nos saludó en Perpiñán, la última parada para hacer pipí fue en Figueras, y por fin, a las 11:15 de la mañana del martes, el bus nos dejó en la Estación de Sants, mítico lugar en el cual se iniciaron los campeonatos multitudinarios de puzzles en España. Nada ocurre por casualidad. Se cerraba el círculo. 

Más tarde, nos enteramos de que la ristra de calamidades se prolongó más allá de las fronteras. El equipo “Puzzle & Beer”, con la integrante Sandra con muletas, tuvo que meterse un periplo de dos transbordos en tren hacia Düsseldorf (¡en Alemania!) y de allí, coger un avión hacia Madrid, con la sangría económica consiguiente. Lale de La Coba y Nacho se equivocaron de hotel y llegaron fuera de la hora del cierre al correcto cuando estaba más desierto que el puesto de Gucci en la planicie de Marfa. Günther Simetsberger se quedó sin gasolina por evitar los carísimos combustibles teutones de vuelta a Austria, y tuvo que hacer tres kilómetros con el bidón a cuestas. El mentor de los World Puzzle Days está hoy en día con piedras en el riñón producto del esfuerzo. Dulce María solamente pudo regresar a Madrid el Miércoles por la mañana, y el dueño de la tienda Dr. Panush, Luis Castro, en vista de que no regresaría a Galicia hasta el Jueves con las molestias impresionantes que esto le causó en su negocio, empezó a mandarnos fotografías de vasos de cerveza con una actitud digna de moral y se fue a Amsterdam a fotografiar la bicicleta roja del puzzle de 3000 piezas. Os habéis ganado el cielo todos.

Gracias, Fresones Rebeldes por haberme salvado la vida. No es que me emocione este amanecer, es que es el primero que me fuisteis a ver.

A ver ahora quién es el guapo que va a Pineda de Mar este Domingo...

domingo, 7 de octubre de 2018

20. I Concurs de Puzzles Súria (7/10/2018)

Lugar: Plaça del Poble Vell
Hora: 10:00
Modalidad: Por Parejas a contrarreloj, 500 piezas
Parece que este año estamos de estrenos en concursos puzzleros, y esta tendencia continuará en Cataluña, por lo que llevo escuchando en bambalinas. Para mí es un enorme placer ser testigo directo de cómo va creciendo el interés por la competición puzzlera con cada vez más incondicionales que saltan por diferentes pueblos en busca de su pasión.
Suria es una población del interior de Cataluña, situada diez kilómetros al norte de Manresa y a 80 de distancia de Barcelona, siempre que se eviten los peajes. La urbe fue puesta en el mapa por la cantante Beth Rodergas, aquella participante de las rastas de la segunda edición de Operación Tufo que llegó a representar a España en Eurovisión. Para los puzzleros, ha vuelto a ser situada en el mapa por otro asunto mucho más importante, el Primer Concurso de Puzzles Por Parejas, celebrado en pleno casco antiguo, en una plaza rodeada de edificios de centenares de años de vida. 
Pese a que el otoño ya había enseñado la patita sin enharinar, y ni los siete cabritillos se habrían tragado que la ovejita del verano era la que tocaba la puerta, representé una mezcla del papel de Caperucita Roja y el Cabritillo Nº 1, y fui en shorts y camiseta de manga corta a poner piezas a contrarreloj a un recinto casi con sombra permanente y a una media de 14-15 grados de temperatura. Fue salir del coche de un aparcamiento cercano y darme cuenta del craso error cometido. Lo más chistoso del caso es que llevaba pantalones largos “porsi”, o sea, por si hacía frío. El vehículo se convirtió en improvisado vestuario y al parecer sufrí el efecto Supermán, porque salí de allí con otros pantalones y con energías para hacerlo bien, después de la kriptonita del tiempo.
El concurso, al que se apuntaron 18 parejas (el lleno del recinto), se resolvió de nuevo por un significante margen de dos segundos, un hecho que ya empieza a ser habitual en muchos concursos y que es un placer para el espectador, para los concursantes, y el terror de los organizadores. Pilar Varela y yo, habitual dúo competitivo en Cataluña, nos impusimos con 42 minutos por una pieza de diferencia a la pareja andorrana de Meri Quintana y Javier Parra. Tal vez por haber tardado un segundo menos en abrir la caja con la bolsa, o seguramente por no haber mirado como iban los rivales. La pelota pudo haber caído en un lado u otro de la red, después de haber estado paseándose por el borde del abismo durante decenas de minutos. Las hermanas Pilar y Maribel Sonsona quedaron terceras, a continuación finalizaron Jimena Gordillo y Jose Luis Ruiz Ludeña y quintos fueron Nazareth Peña Garcia y su hermano.
La estrategia utilizada fue muy sencilla. Pilar se encargó del marco y de los dos o tres sub-marcos interiores y yo ataqué la parte de las letras, uno por cada lado. Cuando ambos trozos estuvieron más o menos finalizados, se hizo una labor algo molesta pero necesaria a la que denomino “la operación quirúrgica”, por el extremo cuidado con el que se debe realizar. Abrimos el borde superior cual compuerta de ferry, y entró el camión montado por mí. Cerramos la compuerta y ya con la imagen más o menos compuesta, nos dispusimos a rematar la parte que llamo como “el mortero entre los ladrillos”, considerando a los ladrillos como las dos primeras partes definidas y montadas en primera instancia, y al mortero como ese espacio indefinido y poco clasificable que constituye el resto del puzzle”. En la imagen grafío la estrategia para mejor comprensión de la misma. Destaco que en momentos de duda me dediqué a tararear alguna cancioncita, ya que me acordé de lo que contaba Fernando Alvarez-Ossorio Garcia de Soria en una entrevista en el reportaje de AEPUZZ “¿Qué es ser puzzlero?” En definitiva, estuve con el clásico de Genesis “The carpet crawlers” durante buena parte del montaje, emulando al Ruso, y mascullando sin parar la inolvidable frase “tienes que entrar para poder salir”, una filosofía de la vida misma.

En el viaje de vuelta a Barcelona, constaté que la C-55 es una de las carreteras con mayor número de impresentables al volante de España, con gente que adelanta por el carril de aceleración y otros que van a ritmo de tortuga por la autopista y cuando les pasas a velocidad reglamentaria, se cabrean, aceleran a 40 km por hora más y comienzan a perseguirte. Tendré que empezar a pagar peajes para evitar a esta chusma.
La siguiente parada será la tour de force de las 24 horas de Hannut en Bélgica durante los días 26 y 27 de Octubre, a la que llegamos en buena forma y dispuestos a conseguir una buena clasificación.



sábado, 15 de septiembre de 2018

19. I Concurs de Puzzles Sant Vicenç dels Horts (15/9/2018)

MODALIDAD: Contrarreloj Por Parejas, puzzle 500 piezas

Las hermanas Sonsona Torrent se estrenaban como organizadoras en una prueba celebrada en su pueblo natal, en el marco de las fiestas anuales del barrio antiguo. Se trataba de una competición contrarreloj con un puzzle de 500 piezas de la marca Educa, titulado “Perro bañera”, que después del evento supe que había sido el escogido en el Concurso de Alcalá de Henares de mediados de Julio. Lleno total de inscrpiciones, con 30 dúos dispuestos a lo largo de la calle semipeatonal Mossén Josep Duran, bajo un seguido de carpas para anular posibles sorpresas atmosféricas de verano tardío. El famoso plan B que hay que tener en todos los concursos. Aparte de un servidor con Pilar Varela, estaban Jimena Gordillo con José Luis Ludeña, las dos parejas andorranas de Javier Parra y Meritxell Quintana y Sofía Domingos y David Zaragoza, los gerundenses Né Traoré y Quim Faig y la manresana Alba Navarro.

Dice mi esposa que cada vez que toca un puzzle de un perro gano, y esta vez no fue la excepción. Quizás sea por la atracción especial que siento hacia los canes, cuanto más grandes, mejor. Y quizás porque el perro de la imagen del puzzle era faldero, el final fue de auténtico infarto, con las tres parejas primeras del ranking prácticamente igualadas en la velocidad del montaje. Como el puzzle era de poca dificultad y se montaba relativamente poniendo piezas una detrás de la otra, “al toque”, como se dice en el ajedrez, era muy complicado para todos marcar diferencias en las zonas fáciles del rompecabezas, que suponían casi el 80% del mismo. Veamos:

- Pato, flor de la bañera, jabón, letras = montaje instantáneo
- Borde bañera= montaje muy rápido
- Resto de bañera= montaje rápido porque el color está gradado y hay unos bordes muy marcados
- Moldura del rodapié= montaje rápido
- Perro: montaje rápido

Por ello, con una escasa media hora transcurrida, solamente restaba el fondo rojo del papel pintado, y allí se iba a decidir todo, porque el montaje no era en absoluto evidente. Nosotros (Pilar y yo) decidimos no comenzar este puzzle por los bordes, pero al llegar a enfrentarnos a la hora de la verdad del rojo, sí que se hizo imprescindible armar el marco del fondo faltante para tener las máximas referencias a la hora de construir una zona lisa. Recordad que cuando tengamos más huecos de referencia gracias a piezas montadas, mejor podremos situar las piezas restantes. Por otra parte, había dos intensidades diferentes de rojo, lo que convirtió en un grupo de 70-80 piezas la zona crítica, de las 130 faltantes. Y para este montaje no había más remedio que dividir en horizontales y verticales de manera ordenada, e ir fijándose en el tipo de salientes en los huecos con más lados definidos. Y juntar los pares de piezas embarazadas, características del patrón de Educa. Picar piedra, vamos. Yo recomiendo en este tipo de finales tan farragosos conservar la calma (esto es fundamental, empezar a probar a lo loco no conduce a nada) y no salirse del método de reducir las incógnitas al máximo posible, es decir, ir a resolver los huecos más fáciles, no liarse con una pieza con sólo un lado de referencia salvo que el saliente sea muy raro.

Sistematizo el proceso de montaje de zonas lisas:

1) SITUAR BORDES
2) FORMAR PARES DE PIEZAS DE EMBARAZADAS O PIEZAS QUEBRADAS
3) ORDENAR EN REJILLA LAS PIEZAS POR VERTICALES/HORIZONTALES (EDUCA) O NÚMERO DE SALIENTES, SI NO ES POSIBLE (RAVENSBURGER)
4) MONTAR SIEMPRE LOS HUECOS DEFINIDOS POR MÁS ARISTAS O UN SALIENTE MUY RARO 

Pili y yo acabamos primeros con 43 minutos y 43 segundos, pero con Jimena y José Luis acechando a rebufo con 44 minutos 49 segundos, y con Meri Quintana y Javi Parra con 45 minutos exactos. Casi de infarto. Fijaos que el 20% del puzzle ocupó el 33% del tiempo en todos los casos, y el 80% del resultado final. El Principio de Pareto en su expresión puzzlera.

Agradezco efusivamente a las hermanas Sonsona Torrent la gran organización, y espero que esta prueba tenga continuidad durante muchos años. La última estación antes de Hannut 2018, en la población catalana de Suria, el 7 de Octubre. Otra contrarreloj por parejas de un puzzle de 500 piezas.